¡Rompe La Rutina Y Sal De La Cama!

Home / Articulos / Sexualidad y Salud / ¡Rompe La Rutina Y Sal De La Cama!

¡Rompe La Rutina Y Sal De La Cama!

sal_de_la_cama_25111efc61e1ff7efd012f144798391aLos inicios de las relaciones son pura aventura y riesgo. Muchos hacen el amor en lugares insólitos, allí donde les ataca el deseo. Pero conforme el tiempo va pasando, la pasión inicial se va estabilizando y la relación cambia. No cambia ni mucho menos a peor. Simplemente las hormonas ya no se revolucionan de la misma manera, y los arrebatos pasionales se vuelven más tiernos y amorosos. Por eso, muchos de los que llegan a ese punto, se acomodan en la cama, y no salen de ahí nunca más a la hora de mantener relaciones sexuales.

Sí, la cama es muy cómoda, incluso podríamos decir que es el lugar ideal para tener sexo. Sin embargo, lo mucho cansa, y la rutina es uno de los peores enemigos de la pareja. Así que, aunque la cama siga siendo tu nido de amor y sexo, atrévete de vez en cuando con las propuestas que te lanzamos:

Sal a la calle y respira aire fresco

Y disfruta del morbo de ser visto. Esa es la clave y uno de los mayores alicientes. Todos tenemos un punto exhibicionista, y en el fondo nos encantaría que alguien disfrutara de lo que hacemos mientras nos observa, por ejemplo, por la mirilla de la puerta, o el hueco de la cerradura. Pues no esperes a que se cuelen en tu casa y sal a la calle. Aprovecha los matorrales de un parque, métete en un callejón oscuro sin salida, pasea por zonas de poco tránsito, y mientras le cuentas a tu pareja todo aquello que te apetece hacerle, abórdale en cuanto hayas encontrado el lugar idóneo. Eso si, aunque parezca divertido, hay ciertas zonas donde el exhibicionismo puede llegar a estar castigado, incluso con pena de cárcel.

Da una vuelta con el coche

Sobe todo por la noche, o si has salido a cenar, a la vuelta hacia casa. Parad en un aparcamiento discreto y oscuro, y desata todo lo que has ido cocinando durante la cena. El asiento de atrás puede ser más espacioso de lo que te imaginas, y a no ser que alguien se asome indiscretamente es difícil que vean alguna zona íntima. ¡Deja algo de ropa sobre tu cuerpo, por si hay moros en la costa y debes vestirte a toda prisa! Y si no encontráis un sitio solitario… siempre puede acabar en felación. Casi nadie te verá ni sabrá lo que estás haciendo…

Ten cuidado con el jefe

No vaya a ser que te pille. Y es que la oficina puede transformarse del lugar de tus pesadillas a un paraíso del sexo. Si eres de las que trabajan con su pareja, eres una afortunada. Echa el cerrojo en la oficina o llévatelo al baño Prohibido hacer ruido, hay que ser muy discretos, porque aunque pueda ser muy morboso, puede tener graves consecuencias sobre tu vida laboral. Y tal y como están las cosas hay que pesárselo dos veces.

¿Viajas en tren o en avión?

Porque los baños son pequeñitos pero pueden llegar a ser tan incitadores… Son muchas horas de viaje, aburridas, eternas. ¿Por qué no hacer una escapadita al baño y dejar que entre tu acompañante? Eso sí, tenéis que ser breves, que a la mínima que se forme cola, podéis liarla muy, pero que muy gorda. ¡Aprovechad estas vacaciones y probarlo!

Dale al botón de stop

Subir en ascensor puede producir una tensión sexual…que puede resolverse. Dale al botón de Stop y hacedlo de pie, allí mismo. Además seguro que tiene un gran espejo con el que os podéis divertir aún más. No te lo pienses, es una de las fantasías más recurrentes y más fáciles de cumplir. Además si no tienes casa, ni coche… ¿Qué lugar más íntimo vas a encontrar que un ascensor parado?

Sube por las escaleras

Y si la claustrofobia te impide lo del ascensor, quizás te gusten más las escaleras. No todas son adecuadas para un “aquí te pillo aquí te mato” las ideales son aquellas que hay en los edificios que tienen ascensor y un gran número de plantas, por ejemplo 10. ¿Quién sube hasta el 9 andando? Nadie. Por eso es un sitio perfecto para dar riendas sueltas a vuestra pasión. Siempre tendrás el riesgo de que alguien quiera hacer ejercicio… o vaya a ver a su vecina la del piso de abajo… pero bueno ¿Dónde estaría sino la emoción?

Como veis son muchas las opciones que pueden hacer que no siempre sea lo mismo. Saca a tu pareja de la cama, y descubrid el mundo a través del sexo. ¡Disfrutadlo!

Leave a Reply

Your email address will not be published.