AUTOESTIMULACIÓN SEXUAL: TAMBIÉN ES COSA DE MUJERES

Home / Articulos / Sexualidad y Salud / AUTOESTIMULACIÓN SEXUAL: TAMBIÉN ES COSA DE MUJERES

AUTOESTIMULACIÓN SEXUAL: TAMBIÉN ES COSA DE MUJERES

masturbacion_fame_9df80c0c356601392037ebe9043d2d5aY utilizamos este eufemismo, porque parece que “a palabras bellas tabúes sordos”. La masturbación es un tabú en sí, pero si ya hablamos en términos femeninos, ni digamos. La sexualidad femenina en general ha estado relegada a un segundo plano a lo largo de la historia. Sin embargo el instinto de autoestimulación está presente en toda persona sana. Y es fácil que se creen conflictos entre lo que “te pide el cuerpo” y lo que “te han metido en la cabeza”. Por eso es necesario inculcar lo sano de esta práctica y el papel tan positivo que juega a la hora de desarrollar una sexualidad sana y de aumentar nuestra autoestima sexual.

Mitos acerca de la masturbación femenina

Desterrar mitos absurdos es el primer paso para considerar la autoestimulación femenina como una parte fundamental de la sexualidad de las mujeres:

  • Las mujeres normalmente no se masturban: MENTIRA. Si lo hacen, pero han sido tan castigadas cultural y moralmente por interesarse por el sexo, que lo hacen a escondidas y casi nunca lo confiesan. Pero digamos que toda mujer sexualmente sana se masturba.
  • No es normal que una mujer se masturbe con frecuencia: MENTIRA. ¿Por qué no? Al igual que ocurre con el deseo sexual, que es algo muy personal y variado dependiendo de la persona, con la masturbación pasa igual. Algunas mujeres se masturban una vez al año (por decir algo) y otra una vez al día. Algunas incluso varias veces al día. Se convierte en trastorno obsesivo solamente cuando las ganas, el deseo o la necesidad de autocomplacerse interfiere en el desarrollo de las rutinas diarias.
  • Puede provocar disfunciones sexuales y enfermedades: MENTIRA. Antiguamente se podían escuchar todo tipo de sandeces, como “te quedas ciego”, “te quedas estéril”, “dejas de ser virgen”, … nada más lejos de la realidad. La masturbación simplemente te puede ayudar a disfrutar más plenamente de tus relaciones sexuales, proporcionándote un mayor conocimiento de tu cuerpo y de la forma idónea de obtener placer.
  • “Solo se masturban las que no tienen pareja”: MENTIRA. Todas las mujeres se masturban, cuando y como quieren. Solo depende de su deseo.
  • “Sólo se masturban las adolescentes”. MENTIRA: la masturbación puede ser mucho más frecuente en la adolescencia, porque el propio impulso sexual empuja a los adolescentes a conocer su propio cuerpo. Pero en otras épocas, se utiliza igualmente para descubrir nuevas formas de placer, o incluso para satisfacer ciertos vacío sexuales. Simplemente por placer.

¿Por qué es bueno masturbarse?

  • Mejora la función del sistema inmunológico, aumentando las defensas y haciendo que seamos más resistentes a ciertas enfermedades.
  • Aumenta su resistencia en las infecciones por levaduras: lubricar la vagina más a menudo, sin tener que esperar a tener relaciones sexuales, hace que la flora vaginal se encuentre en su estado óptimo.
  • Ayuda a sobrellevar el síndrome pre-menstrual y las molestias de la regla.
  • Alivia el dolor de espalda crónico.
  • Calma el estrés y la ansiedad. Nada como autocomplacerte antes de dormir…

¿Qué puedo hacer para masturbarme?

Busca un lugar íntimo donde te encuentres cómoda. Es muy importante que te sientas totalmente libre para hacerlo y te encuentres en el sitio adecuado. Sn muchos los que aún están traumatizados porque alguien les vio, porque sus padre el abrieron la puerta en plena faena… evita este tipo de situaciones incómodas y prepárate para disfrutar del autoplacer.

Explora tu cuerpo y conócelo. Tócate. Por dentro y por fuera. Descubre tus zonas erógenas y experimenta l mejor forma de estimularlas. Esto te servirá para saber con certeza qué es lo que más te gusta durante las relaciones. De esa manera podrás pedirlo, o dirigir las relaciones por donde más te complacen.

¿Quieres estimularte con penetración? Te recomendamos que empieces con los dedos. Una vez que estés familiarizada con la masturbación puedes empezar con dildos. Es el objeto con el que puedes simular una penetración de una forma más realista. También puedes probar con la multitud de vibradores que existen en el mercado, y conseguir así una estimulación extra.

También puedes echar mano de la cosmética erótica, y utilizar cremas estimulantes, aceites de masaje y todo aquello que revoluciones tus terminaciones nerviosas.

Hay gente que precisa de un estímulo mental para poder “ponerse a tono” Para ello utilizan pornografía, vídeos eróticos, o algo mucho mejor… ¡la imaginación!

Sea como sea, nunca renuncies a la libertad de conocer tu cuerpo y disfrutarlo. La libertad sexual no se apoya simplemente en disfrutar de más parejas sexuales, o hacer lo que uno quiere en el sexo. Significa dejar tabúes a un lado, y disfrutar de cada una de las ocasiones de placer que nos brinda la vida.

¡Autodisfruta!

Leave a Reply

Your email address will not be published.