EVOLUCIÓN DE LA SEXUALIDAD DURANTE LA MENOPAUSIA

Home / Articulos / Sexualidad y Salud / EVOLUCIÓN DE LA SEXUALIDAD DURANTE LA MENOPAUSIA

EVOLUCIÓN DE LA SEXUALIDAD DURANTE LA MENOPAUSIA

menopausia_2439e8a498f4bfbaa0ab91e7037b6d7bAlrededor de los 40 años, llega de forma silenciosa la temida menopausia. Temida por desconocida, y por estar envuelta en mitos oscuros y negativos, está erróneamente asociada al fin de la sexualidad femenina, y a la pérdida del placer sexual. Nada más lejos de la realidad. Simplemente es otra etapa más del crecimiento humano.

¿Qué es la menopausia?

El cuerpo humano se desarrolla a lo largo de toda la vida. Constantemente está sujeto a cambios sustanciales en su forma o su función: la niñez, la pubertad, la adolescencia… Sin embargo, parece que nadie se preocupa por estos cambios hasta que los mismos suponen una pérdida de funciones o de capacidades. Cuándo esto pasa, marca el cambio como una línea descendiente en el desarrollo, y eso no suele gustar.

La menopausia no es otra cosa que el final de la etapa fértil de una mujer. Está marcada por la última menstruación que tiene una mujer, aunque comienza con una serie de irregularidades en el ciclo menstrual y con el cambio en la función hormonal.

Cierto es que la etapa fértil se termina con la menopausia, y eso puede ser un hecho traumático para algunas mujeres. Sin embargo, la sexualidad femenina no pone su punto final con la menopausia. Está claro que el cambio hormonal lleva implícito muchos cambios físicos que pueden afectar a la sexualidad, pero hay muchas maneras de seguir disfrutando de la misma, y de evitar que el hecho de entrar en la menopausia afecte a la vida sexual de una mujer.

La menopausia no deja de ser un proceso biológico, marcado por la pérdida de la función ovárica. Los ovarios dejan de producir óvulos, por eso se deja de menstruar, y también dejan de producir estrógenos, la hormona femenina.

Los primeros síntomas de la menopausia

A partir de los 40 años, pueden empezar a aparecer los primero síntomas del proceso menopáusico. Estos no están totalmente definidos. Cada mujer la siente de una manera diferente. Los síntomas más comunes son:

  • Variaciones en el ciclo menstrual: es uno de los primeros síntomas de que algo está cambiando. La cantidad de flujo es menor, los ciclos se van espaciando, o alguno incluso desaparece. Cada vez es más irregular.
  • Sofocos y calores: Uno de los síntomas más conocidos es la sensación momentánea de calor muy intenso. Es aconsejable llevar prendas livianas, y beber mucha agua. Este síntoma es consecuencia de la revolución hormonal.
  • Sequedad vaginal: también como consecuencia de la falta de estrógenos, la vagina va perdiendo su capacidad de lubricación durante la fase de excitación sexual. Es uno de los síntomas que más afectan a las relaciones sexuales.
  • Palpitaciones: los sofocos, y el estado nervioso provocado por el aumento de los síntomas, provoca que se tome conciencia del latido cardíaco, y que éste se acelere por momentos.
  • La presión social en la etapa menopáusica es muy grande. Además el cambio hormonal altera el ánimo, y todo ello unido, puede llevar a la mujer que pasa por esta etapa a sufrir estados depresivos.
  • Cambios de peso: en la menopausia, el metabolismo tiende a ralentizarse, y por tanto aumenta la tendencia a engordar. Además la grasa se acumula en la zona de la cintura y el abdomen, aunque hasta el momento no fuese así. Además se comienza a perder masa muscular y masa ósea.
  • Alteración del sueño: Por una parte aumenta la tendencia al insomnio. Pero es que además los sofocos típicos del día, se convierten en sudores nocturnos muy incómodos.

¿Cómo afectan estos cambios a la sexualidad femenina?

La disminución de estrógenos que se produce durante esta etapa, puede hacer disminuir el deseo sexual. Tu cuerpo ya no tiene que “reproducirse” y por tanto, no “te pide guerra”.

Además, la sequedad vaginal puede crear molestias a la hora de practicar la penetración. Estas molestias pueden convertirse en irritaciones y lesiones que pueden conducirte a infecciones como la vulvovaginitis.

Sin embargo, otras mujeres sienten como la menopausia es una gran liberación para ellas. A esas edades, muchos hijos son casi independientes y las parejas de más de 40 años pueden vivir una segunda juventud. Además, el hecho de no tener riesgo de embarazo a la hora de mantener relaciones, hace que muchas mujeres puedan disfrutar del sexo sin preocupaciones.

Todo depende de cómo lo viva cada mujer, y como acepte el hecho de que su cuerpo está cambiando.

Recomendaciones para contrarrestar los síntomas

Como hemos dicho, la menopausia afecta a la sexualidad femenina, pero el grado de afectación depende de cada mujer. Además existen muchos remedios y consejos que pueden aminorar los síntomas y consecuencias de este cambio hormonal. Queremos que conozcas algunos, para que puedas seguir disfrutando de tu vida y de tu sexualidad:

  • Utiliza lubricantes. Es la mejor solución para olvidar la sequedad vaginal. Además, si escoges un lubricante enriquecido con estrógenos, mucho mejor, porque además estimula la lubricación natural y proporcionan una elasticidad natural de la vagina.
  • Cuida tu alimentación. Es importante reducir el consumo de alcohol, comidas pesadas o muy especiadas, la cafeína y el tabaco, que empeoran los sofocos, el insomnio, la circulación y el aumento de peso. Es muy recomendable tomar una dieta rica en calco para contrarrestar la pérdida de masa ósea, y también productos ricos en isoflavonas como la soja o las semillas de lino que contienen fitoestrógenos, o lo que es lo mismo, estrógenos naturales.
  • Busca apoyo en tu familia y tus seres queridos. La menopausia es una etapa más en la vida, igual que la adolescencia. Y es necesario que tu pareja, familia y amigos entiendan los cambios que estás atravesando.
  • Toma un baño relajante antes de dormir siempre que puedas. Practica yoga, estiramientos, y ejercicios de relajación. Son muy beneficiosos para combatir el insomnio.
  • Acéptate tal y como eres, y disfruta de los cambios que está experimentando tu vida. Vive una segunda juventud y disfruta de todo lo que has conseguido años atrás. Te conoces mucho más y mejor, y por eso no debes permitir que esta etapa afecte a tu estado de ánimo.
  • Haz ejercicio para fortalecer la masa muscular y la ósea. A esta edad se puede hacer cualquier tipo de actividad física, desde una simple caminata hasta Aero-boxing o Zumba. Puedes elegir el deporte que más te guste.
  • Prueba afrodisiacos y estimulantes para aumentar el deseo sexual.
  • Utiliza bolas chinas, para prevenir el descolgamiento del suelo pélvico.

Y recuerda que el 50% de lo que sientas está en tu mente, y depende de la actitud con la que te enfrentes al cambio. Envejecemos desde que nacemos, por eso no debes tomarte la menopausia como un signo de envejecimiento, sino como una etapa más por la que debes pasar, y que debes disfrutar.

Leave a Reply

Your email address will not be published.