ENFERMEDADES DE TRANSMISIÓN SEXUAL (ETS’s)

Home / Articulos / Sexualidad y Salud / ENFERMEDADES DE TRANSMISIÓN SEXUAL (ETS’s)

ENFERMEDADES DE TRANSMISIÓN SEXUAL (ETS’s)

ets-01_60603041c4e025ccd4cd2a169990e608Aunque hay que disfrutar al máximo de la sexualidad, siempre hay que hacerlo de una forma sana y saludable. Hay que tener en cuenta es que existen infinidad de enfermedades que pueden transmitirse a través de las relaciones sexuales. Son las llamadas enfermedades de transmisión sexual (ETS’s) o enfermedades venéreas.

Cómo se contagian las ETS’s

El contacto íntimo entre dos personas siempre es una fuente de transmisión de agentes patógenos. Además durante las relaciones sexuales se intercambian una cantidad importante de fluidos, donde se encuentran la mayor parte de microbios que provocan estas enfermedades: Semen, fluidos vaginales, sangres, saliva, sudor, etc, son las principales fuentes de contagio.

¿Por qué están tan extendidas las enfermedades de transmisión sexual?

En la actualidad son un problema socio-sanitario muy extendido. La liberación sexual vivida desde hace décadas ha propiciado múltiples contagios, que podían haber sido evitados mediante una correcta educación sexual y los métodos de protección y profilaxis adecuados.

Es muy importante conocer la forma en que se transmiten estas enfermedades, para poder evitar situaciones de riesgo en nuestra vida sexual.

Tipos de enfermedades venéreas según los agentes de transmisión

  • De origen parasitario:
  • Ladillas o piojos del pubis: Son unos minúsculos artrópodos que viven en las zonas húmedas del cuerpo donde hay vello. Se instalan fácilmente en el pubis y son tremendamente contagiosas. Provocan un picor insoportable, y cuando la infección está muy avanzada se puede extender a otras partes del cuerpo como las axilas o el pecho. La única forma de evitarlas, es abstenerse de mantener relaciones con la persona portadora. Se eliminan fácilmente con productos específicos.
  • Trichomonas Vaginalis: La trichomona es un protozoo que habita en el tracto genito-urinario de los seres humanos, tanto hombres como mujeres. En el hombre suele pasar inadvertido. Sin embargo en la mujer, desencadena en una vulvovaginistis con leucorrea, prurito vulvar y ardor vaginal, que puede llegar a convertirse en una infección grave. Se transmite durante las relaciones, y sólo puede prevenirse mediante el uso del condón.
  • Sarna: El parásito que provoca la sarna es cconocido como el “arador de la sarna” por su capacidad para crear surcos en la piel, característica principal de esta enfermedad. Al contrario de lo que se piensa, la sarna está muy extendida por todo el mundo. Provoca picores, granos y úlceras. Se transmite mediante contacto de la piel con otra piel portadora, o con artículos de higiene como una toalla. Se trata con productos escabicidas.
  • De origen bacteriano:
  • Gonorrea: Es una de las infecciones de transmisión sexual más extendidas en el mundo. Afecta en primer lugar al epitelio columnar de la uretra y del endocérvix. Después, una vez extendida, a la vulva, la vagina, el recto, la faringe y la conjuntiva de los ojos. Se puede prevenir utilizando preservativo, y su tratamiento se realiza a base de antibióticos.
  • Sífilis: Es una infección bacteriana muy grave. Su principal forma de transmisión es por vía sexual. Puede pasar inadvertida mucho tiempo, pero cuando se extiende puede llegar a ser mortal. En una fase inicial se previene con preservativo. En fase avanzada, es necesaria la abstención. Solamente puede tratarse con penicilina.
  • Clamidia: Es una infección bacteriana que afecta a hombres y mujeres, aunque sus consecuencias son más graves para ellas. Se contagia por vía oral, vaginal y anal, e incluso de madre a hijo durante el parto. Puede provocar inflamación pélvica e incluso infertilidad. El preservativo puede prevenirla, pero no al 100%, y una vez contraída, es necesario tratarse con antibióticos.
  • De origen vírico:
  • VIH / SIDA: Ataca al sistema inmunitario y deja al organismo vulnerable a una gran variedad de infecciones y cánceres potencialmente mortales. Enfermedades simples que apenas causan complicaciones en personas sanas, pueden causar la muerte en personas seropositivas. Se contagia con el intercambio de fuidos vaginales, semen o sangre, durante las relaciones sexuales. No tiene cura actualmente y a la larga, es mortal. La única manera de prevenirla es con el uso de preservativo.
  • VPH / Virus del Papiloma Humano: Existen más de 100 tipos de VPH. La mayoría son inofensivos, pero aproximadamente 30 tipos se asocian con un mayor riesgo de tener cáncer. Estos tipos afectan los genitales y se adquieren a través del contacto sexual con una pareja infectada. El condón ayuda a prevenirlo, y además ya se ha creado una vacuna, que también protege ante este virus, que de momento no tiene tratamiento.
  • Herpes: El herpes genital, es una afección causada por una variante del virus del Herpes simple, la VHS-2, que suele afectar a genitales y parte baja del cuerpo, al contrario que la cepa VHS-1, que afecta a la cara, labios, boca y parte superior del cuerpo. Se presenta en forma de lesiones cutáneas en forma de pequeñas vesículas aglutinadas, dolorosas y rojizas. Se contagia con el contacto sexual. El condón puede disminuir el contagio, pero la mejor barrera es no mantener relaciones con la persona infectada.
  • Hepatitis: Tanto la hepatitis B, como la C, pueden considerarse ETS por que una de sus principales vías de transmisión es el contacto sexual. Este virus causa una reacción inflamatoria que afecta al hígado. Para prevenirla es necesario extremar la higiene, usar condón y no compartir objetos de higiene personal como cuchillas.

Mejor prevenir, que curar

  • Utilizar preservativo SIEMPRE. La falta de métodos de barrera te hace más vulnerable ante las ETS’s.
  • Utilizar lubricantes, para evitar la rotura del preservativo.
  • Evitar el alcohol y las drogas. Anulan la voluntad y pueden llevarte a mantener relaciones peligrosas.
  • Evitar la promiscuidad, y mantener relaciones con una pareja estable, sana y siempre con protección.
  • Observa el cuerpo de tu pareja y los posibles indicios de padecer alguna ETS.
  • Hágase chequeos, exámenes médicos y revisiones específicas para el diagnóstico de ETS de forma regular.

Cuídate y disfruta del sexo, pero de forma saludable.

Leave a Reply

Your email address will not be published.