Por qué aprender a decir “BASTA”

Home / Articulos / Sexualidad y Salud / Por qué aprender a decir “BASTA”

Por qué aprender a decir “BASTA”

zaas142Hoy en día en España son muchas las mujeres que sufren maltrato por parte de sus parejas y es algo que hay que poner un alto. Sabemos que las mujeres, por diversos motivos, pueden sufrir problemas en una relación y conlleva que se conviertan en personas maltratadas de cualquier índole, ya sea física o mental.

Dolce Love quiere ayudar y por eso hay que aprender a decir “BASTA”, a poner un alto y decir a los demás que no eres menos que nadie, que no eres torpe, que no eres tonta, que las cosas no las haces mal a posta. Hay que aprender a respetarse a sí misma, a pensar lo mejor de ti misma porque, si tú no lo haces, ¿acaso lo va a hacer otra persona por ti?

La situación de cada persona que se encuentra en un maltrato puede variar y no es bueno generalizar puesto que cada una tiene sus propios motivos por los que aguantar o pensar que realmente se lo merece cuando en realidad no es verdad. Pero hay ocasiones en que se está ante un amor obsesivo, uno dependiente del otro donde uno desprecia y humilla por miedo a que la otra persona lo vaya a dejar y eso hace que, en la mujer, no piense en dejarlo porque, al fin y al cabo, sabe que la necesita.

Son ellas las que pueden asumir vivir en esa situación y pueden tener muchas enfermedades relacionadas con el maltrato (amén de accidentes, fracturas, y demás). Ahora bien, ya os reiteramos que este solo es un caso, no todas las maltratadas incurren en esta situación.

Características del maltratador

Aquí debemos detenernos un poco porque no hay un perfil de maltratador. En realidad hay muchos perfiles. Sí se pueden decir algunas de las características que pueden ponerte en alerta si convives con una persona así porque es posible que se convierta en un maltratador.

Entre esas características estaría:

  • Que fuera víctima de malos tratos en la infancia o que los presenciara y los viera como algo normal.
  • Que fuera violento al relacionarse, en la infancia o como método para conseguir aquello que quería.
  • Que tenga un rol violento para ejercer un control sobre la persona no solo físicamente sino también en su mente. No quiere que se haga, diga o piense nada que él no haya dicho. La humillación, el desprecio, infundir miedo, todo eso es algo normal en un maltratador.
  • No soporta los errores.
  • No respeta a la pareja, puede que públicamente sí, pero en la intimidad no, culpándola de todo y criticándola por todo lo que hace.

Características de una mujer maltratada

Al igual que ocurre con el maltratador, hay algunas características que pueden hacerte una llamada de atención para ayudar a esas mujeres (o ayudarte a ti misma si es el caso).

Una mujer maltratada se caracteriza por:

  • Soportar la voluntad del hombre. Lo que él diga es más importante que lo que una piense y se adopta un rol pasivo, de sumisión ante el hombre.
  • Se está acostumbrada a la violencia porque es su día a día.
  • Tiene un concepto de amor que incluye una dependencia completa y un sacrificio. Para ella el amor es estar por debajo del hombre.
  • Su autoestima es baja o inexistente. No se valora en ningún momento, antepone a su pareja frente a ella y aunque uno intente que cambie, si el hombre no está de acuerdo, desecha la idea.
  • No puede romper la relación a pesar del maltrato.
  • Siempre justifica a su pareja echándose la culpa a ella o a otras cosas ajenas al hombre.

Como ves, esta situación no es agradable y tampoco deseable, ni por Dolce Love ni por nadie en el mundo. Todos somos iguales, todos nos debemos respetar y respetar a los demás.

El título de hoy era “Por qué aprender a decir “BASTA”” y te hemos dado razones aunque no las hayas visto. BASTA porque somos mujeres, no sumisas; BASTA porque tenemos derecho a ser feliz sin que haya golpes ni insultos; BASTA porque el amor no es eso.

Es difícil salir de una situación así, lo sabemos. Pero no estás sola. Y hoy en día, hay que luchar por la felicidad. Porque, aunque no lo creas, hay una felicidad para cada una, un final “rosa” o del color que más te guste. Si vives así, di basta. Si conoces a alguien, quizás sea hora de intervenir. Una persona puede ganar. Muchas, lo harán perder.

Leave a Reply

Your email address will not be published.