Sexo en jueves: Sexo y maternidad ¿Renunciar al placer? ¡Ni en broma!

Home / Articulos / Sexualidad y Salud / Sexo en jueves: Sexo y maternidad ¿Renunciar al placer? ¡Ni en broma!

Sexo en jueves: Sexo y maternidad ¿Renunciar al placer? ¡Ni en broma!

maternidad-y-sexo_5b621ae32a62340f0d970a05d35ae1cdCuando llega ese momento tan especial, tan ideal (o idealizado) en el que una mujer se convierte en futura madre… la libido de muchas de ellas dice… “good bye” ¿Por qué? Bueno no hay que negar que las hormonas andan muy inestables durante el embarazo, pero dejar de tener sexo durante el mismo puede considerarse contra-natura.

El problema es que siguen existiendo mucho tabúes con respecto al sexo durante el embarazo. Las leyendas urbanas y mitos antiguos influyen mucho en la creación de miedos al sexo durante la gestación. Y la sociedad marca a la madre su prioridad principal: desde que engendran, la futura personita es el centro de sus vidas (después de ellas mismas). Con ese panorama… ni una misma es capaz de tener en cuenta las vocecillas de su cuerpo, esas que le piden marcha.

Pero el sexo no solo es necesario, sino que es beneficioso. Y desde aquí queremos animaros a que penséis más en vosotras mismas y os dejéis llevar verdaderamente por lo que os apetece. ¡Sin tabúes y sin miedos!

Estoy embarazada… no enferma

¿Qué no quieres sexo conmigo? Muchos hombres son los primeros que sienten miedo a entrar en el cuerpo de su compañera durante esos meses en los que su hijo se está formando en el vientre materno. Pues chicos, vuestro pene no rozará al bebé y además, que proporcionéis buen sexo a vuestras chicas les beneficiará enormemente (a ella y a esa personita que ya queréis).

El sexo (el buen sexo) genera endorfinas, y eso hace que la sensación de bienestar de la madre, llegue al feto. Además durante el sexo se produce una mayor irrigación sanguínea en los genitales femeninos. Eso también hace que llegue un mayor flujo sanguíneo al bebé y por tanto mayor cantidad de oxígeno. Para la madre ocurre algo parecido: durante el embarazo llega más sangre al útero y eso, proporciona mayores sensaciones de placer. También es verdad, que la lubricación es más intensa, y el flujo vaginal tiene durante el embarazo una acidez óptima para evitar infecciones.

A nivel psico-afectivo ocurren también varias cosas. Durante el embarazo, perdemos el miedo a eso, a quedarnos embarazadas. Por eso, al no tener preocupaciones, no tener que estar pendientes del anticonceptivo, ni estar hormonadas por la píldora u otro método hormonal, añadimos mucha más espontaneidad al sexo y nos centramos en disfrutar.

El ser deseada en un periodo donde la mujer no se siente segura de su físico precisamente, también es un subidón de autoestima que influye en el ánimo general, y estrecha los lazos afectivos de la pareja. Seguir sintiéndose atractiva y deseada durante el embarazo es importante.

Y en cuanto a ellos… qué decir… tener sexo con una mujer en avanzado estado de gestación es una fantasía masculina muy común. Y una curiosidad os vamos a contar: la penetración fortalece los músculos de la vagina y prepara los músculos de la misma para el parto. Y el semen, contiene una sustancia llamada prostaglandinas que ayudan a madurar el estado del cuello del útero cuando la gestación llega a la semana 37.

¿Y cuando el bebé ha llegado?

Bueno, durante la recuperación del parto, es normal que no quieras ni escuchar hablar de sexo, tanto por las cicatrices del mismo, así como por el cóctel hormonal que ha traído la llegada de tu bebé a tu cuerpo.

Pero poco a poco tendrás que recuperar tu vida normal, y con ella tu sexualidad. Es lógico que hasta que no te adaptes a tu nueva situación y físicamente no estés recuperada, no tengas ganas. Pero ya verás que pronto llegan….

No tengas miedo a volver a tener sexo. Poco a poco irás recuperando tu figura, y te sentirás más segura de ti misma. Pero no temas, tu pareja sabrá que los cambios en tu cuerpo bien han valido el regalo más bonito del mundo y eso, le basta para ver en ti la mujer más hermosa del mundo.

Pues en tu vuelta a la “rutina sexual” (rutina en el buen sentido, no es que te deseemos monotonía ni mucho menos), los productos eróticos pueden jugar un factor importantísimo.

Por una parte, las bolas chinas y pesarios vaginales te ayudarán a fortalecer los músculos de la vagina. Además tras el parto, las paredes vaginales no lubrican de la misma manera. Es aconsejable que utilices un buen lubricante que facilite tus relaciones sexuales y las haga más placenteras.

Muchas mujeres pierden el deseo, o les cuesta mucho más llegar al orgasmo en los meses posteriores al parto. Una buena idea para ir recuperando el interés poco a poco es utilizar cremas y lociones estimulantes. Una buena crema orgásmica aplicada en la vulva o en el clítoris en su justa medida… ¡resucita a un muerto!

No te cierres en banda. Es sexo es bonito, saludable, recomendable y muy placentero. Ni ser madre ni nada debería hacerte renunciar a su disfrute. Eso sí, consulta con tu ginecólogo (en algunos embarazos con complicaciones no es recomendable, y tras el parto hay que esperar un tiempo prudencial para cicatrizar posibles heridas).

Además del BabyShower, ¡debería instaurarse un Tuppersex para futuras mamás! Todo sería más fácil si estuviéramos mejor informadas, ya que una buena Asesora Tapersex sabe cuáles son los productos que necesitarás en cada etapa del embarazo.

#sexoenjueves

La semana pasada, justo un jueves conocimos a la comunidad virtual @malasmadres, una comunidad bloguera muy divertida. De casualidad, una de estas blogueras nos presentó la iniciativa #juevesdesexo planteada por #motherkiller (Del blog http://motherkiller.com/?p=137)

Su objetivo es desarrollar la imaginación de otras blogueras mamás, y por supuesto, enriquecer la maternidad y mantener viva la sexualidad durante la misma.

Dolce Love quiere aportar este post, para que, desde nuestro conocimiento, podamos dar una visión de la sexualidad saludable, sin tabúes y sin miedos. ¡El sexo es vida! (Y si no cómo hicisteis a vuestros bebés…)

Leave a Reply

Your email address will not be published.