BDSM II: Relaciones BDSM Y Prácticas Habituales

Home / Articulos / Sexualidad y Salud / BDSM II: Relaciones BDSM Y Prácticas Habituales

BDSM II: Relaciones BDSM Y Prácticas Habituales

bdsmII_web_f6ba65208e28511863d21b027ec0b7bfSi en la anterior semana hablábamos del origen de la cultura BDSM y sus conceptos básicos, en esta semana queremos avanzar un poquito más en cuanto a la cultura del sexo extremo no convencional. Por eso, en esta ocasión, vamos a profundizar en el tipo de relaciones que se crean en torno a la práctica del BDSM y en las prácticas habituales que se llevan a cabo.

Las relaciones BDSM.

Los tipos de relaciones que se establecen entre los que practican el BDSM son diferentes a las que se establecen de forma natural en el sexo convencional o “vainilla”. Mientras en una pareja vainilla los miembros tienen un poder equilibrado, en el BDSM se establecen distintos tipos de relaciones dependiendo de la relación de poder y la jerarquía que se forma entre las personas que mantienen una relación sexual BDSM (que pueden ser más de dos personas, no necesariamente una pareja).

  • EPE o Sesión Erótica de poder: Es un tipo de relación entre adultos que comparten actividades sexuales de forma voluntaria pero bajo perfiles de dominación y sumisión. En el caso de una sesión EPE, el rol dominante o sumiso no dura la sesión completa, sino que se establecen unos periodos pactados en los que cada miembro se pone en una piel distinta. El amo se convierte en esclavo y viceversa. A veces son grupos de personas, en vez de parejas, en las que se pasa por varios roles de poderes distintos.
  • Poliarmonía: es un tipo de relación BDSM que proviene del “Poliamor” (Del que por cierto hemos hablado en profundidad en nuestro Blog Sexanaliza2). La poliarmonía son relaciones íntimas con varias personas, con todas a un mismo nivel de poder y dedicándoles a todas las personas una misma involucración. El poliamor se basa en amar a más de una persona al mismo nivel y con consentimiento de todas las personas que forman la relación poliamorosa. En la polyarmonía, 1 persona es la dominante y dos o más son sus esclavos o sumisos. Es un tipo de relación típica entre los amantes del BDSM.
  • Relaciones 24/7: Forma extrema del Intercambio de Poder (EPE). Aquí 24/7 expresa algo como “Las 24 horas del día, los 7 días de la semana”. Esto quiere decir que El rol de Amo/sumiso se extiende a todas las situaciones del día, no solamente a las relaciones intima, y mucho menos a una simple parte de ella. Viven permanentemente en una situación BDSM EPE D/s de forma totalmente consentida, durante todo el tiempo disponible. Este tipo de relaciones también son llamadas TPE (Total Power Exchange y son las más extremas, no solo por la parcela de tiempo vital que ocupa en quien lo practica sino porque además es llevada hasta todos los límites, sin barreras. Solo se respeta el consenso.

Esto son algunos tipos. Sin embargo, la imaginación es la única barrera en la forma de relacionarse entre los amantes de BDSM.

Practicas BDSM habituales.

Es difícil hablar de unas prácticas concretas, porque los límites del BDSM solo son comparables con los límites de la imaginación, por eso, solo podemos hablar de comportamientos habituales, comunes y básicos entre las personas que practican estas disciplinas.

Las prácticas relacionadas con la dominación y la sumisión (D/S) son las más comunes, así como las del Sadomasoquismo (S/M). Sin embargo no siempre van parejas, si tampoco siempre se entremezclan. Depende de cada pareja o cada grupo practicante como combinen las opciones BDSM para canalizar la relación sexual o incluso la relación personal.

Esta amplitud no nos hace olvidar que, dentro del BDSM existen prácticas más básicas o conocidas. El Bondage por ejemplo, (atamientos para inmovilizar durante el sexo), es muy practicado en esta subcultura. El dolor proporcionado por elementos como la cera caliente de una vela, pinzas colocadas estratégicamente en zonas extra sensibles como los pezones, la flagelación erótica, la humillación… También es muy común la utilización de símbolos, como los collares, a modo collar de perro, con el que el amo/a dirige a su esclavo/a, esposas, lencería erótica, prendas de cuero, cuerdas de bondage, etc. El sexo extremo, como por ejemplo el fisting (Introducción del puño en la vagina o el año), la lluvia dorada, etc., son también comportamientos sexuales muy repetidos entre los activistas de la cultura BDSM.

Leave a Reply

Your email address will not be published.