Sensualidad Con Sabor A Chocolate

Home / Articulos / Productos / Sensualidad Con Sabor A Chocolate

Sensualidad Con Sabor A Chocolate

placer_chocolate_web_01d33242cf1fb19539080388f80b28b0No hay alimento más sensual que el chocolate. Por su sabor, por sus propiedades afrodisíacas, por la revolución hormonal que provoca, por su aroma y por las connotaciones sexuales que ha adquirido, pero, ¿Sabes por qué el chocolate ha llegado al olimpo de los alimentos afrodisíacos como uno de los más sensuales? Muchos son los científicos que han intentado averiguarlo, y algunas conclusiones han sacado de sus laboratorios. Sin embargo, a pesar de todas esas explicaciones, el chocolate sigue encerrando ese gran misterio y ese sensualidad sutil dentro de su ser, algo que lo hace tremendamente sensual e irresistible.

¿Sabes de dónde viene el chocolate?

El árbol del cacao es originario de América, y allí fue donde lo descubrieron los europeos. Al pisar tierras hondureñas por primera vez, Colón y sus tripulantes fueron obsequiados con unas semillas en forma de almendra, tremendamente aromáticas y de un color marrón oscuro: Cacao.

El “Cacau” como llamaban los mayas a la semilla, era muy apreciado por su poder estimulante, e incluso se utilizaba como moneda de cambio por el alto valor que le daban. Del cacau fabricaban una bebida energética a base del mismo, llamada “Xocolatl”, una bebida muy intensa, fuerte y aromática, que aportaba una gran energía y vitalidad.

El nombre de Cacao, llego a Europa casi intacto. Con él se le denomina al extracto puro o a la proporción. Chocolate, procedente de “Xocolatl”, se utiliza para todos los preparados del mismo.

Y desde el siglo XVI… llegó a Europa uno de los más grandes e irresistibles placeres, para el paladar, para la mente y para el cuerpo.

El chocolate y el placer.

Los mayas llamaban al chocolate “el alimento de los dioses” y no es para menos, ya que la planta del cacao provoca determinadas reacciones físicas en nuestro cuerpo, parecidas a las que provocan ciertas emociones o incluso determinadas drogas.

Además del gusto tan especial y único del cacao, éste posee ciertas propiedades en su composición que son las responsables del placer intenso que provoca comer chocolate. Además de sus vitaminas, numerosos nutrientes y su aporte energético, contiene trazas de estimulantes como la cafeína o la teobromina, que además de poner el organismo en alerta y en marcha, son dos potentes estimuladores del placer. La feniletilamina es otro componente alimenticio que forma parte del chocolate, y que provoca ciertos efectos psicoactivos. Esta sustancia, estimula ciertas reacciones físicas propias de la etapa del enamoramiento. Es decir, el chocolate provoca (no en todo el mundo de la misma manera), reacciones como taquicardia, intranquilidad o enrojecimiento, con estímulos leves como una mirada, una caricia o un apretón de manos.

No solo eso. Los científicos no se cansan de estudiar la composición y los efectos de este exótico alimentos tan al alcance de todos. Otra de las muchas virtudes que el atribuyen es la de aumentar la producción natural de dopamina, un neurotransmisor que forma parte primordial en el proceso de percepción del placer. Cuanto más puro sea el chocolate, mayor capacidad de generar dopamina. Con solo 15 gramos de chocolate negro al día, aumentaría nuestra capacidad de sentir placer.

La anandamina es otro tipo de sustancia de las que el chocolate ayuda a liberar. Causa un bienestar general, y además contribuye a aumentar los niveles de dopamina, que junto a todas las sustancias que hemos nombrado anteriormente, contribuyen a mejorar la excitación, el deseo y el placer sexual.

Sexo con chocolate.

SI el sexo es tan excitante, y el chocolate también ¿Por qué no unirlos para multiplicar las sensaciones? Eso debieron pensar muchas de las marcas de productos eróticos cuando empezaron a incluirlo dentro de sus líneas de productos.

Y es que el gusto es uno de los sentidos más fuertes dentro del placer sexual. Y la comida provoca ciertos placeres similares a los que pueden provocar las caricias más íntimas. Además utilizar comida en las relaciones sexuales no es nada nuevo.

Por eso empezaron a proliferar una gran multitud de productos eróticos con sabor a chocolate. Los preservativos fueron unos de ellos y nunca el sexo seguro fue tan delicioso. Después lubricantes y aceites de masaje comestibles. Los hay de muchos sabores, aunque los de chocolate siempre han tenido mucho éxito. También existen velas de masaje, con aroma a chocolate. En Dolce Love por ejemplo tenemos las Velas de masaje “Aurat”, de chocolate a la taza.

Consejos para sacar provecho sensual al chocolate.

  • Toma chocolate antes de mantener relaciones sexuales. Eso te dará al energía suficiente para enfrentarte a una jornada maratoniana de sexo. Regálale a tu pareja una caja de bombones, y empezada abrir boca probando alguno de ellos.
  • Prepara un suculento menú para comerte a tu pareja enterita: preservativos de chocolate, lubricante de chocolate, una velita de masaje con aroma a chocolate,… dispones de infinidad de productos para que os deis un buen atracón.
  • Consume chocolate en pequeñas porciones de forma habitual. Cuanto más puro, mejor que mejor. Es una buena manera de mantener tus hormonas de la felicidad y del placer en un estado óptimo.

No hay razones para renunciar a un placer tan exquisito. El chocolate te hace disfrutar más, te hace sentirte más feliz, y alegra tu paladar ¿Encuentras alguna excusa para no disfrutar de él?

Leave a Reply

Your email address will not be published.